Anchoa del Cantábrico

Anchoa del Cantábrico. Hace unos días ha aparecido una noticia sobre la presencia de anisakis en las anchoas pescadas por nuestros arrantzales. Como siempre la prensa ha exagerado la noticia y a creado una considerable alarma en la población con el consiguiente perjuicio a nuestros arrantzales, pescaderias y conserveras. Acaso no comemos carnes con clembuterol, verduras con pesticidas y pan con harinas de dudoso origen.

El daño ya está hecho. El primer impacto se lo llevan los arrantzales con el bajo precio que obtienen en la venta de un producto que este año tiene una gran calidad y todo el sector que verá una caida del consumo de pescado fresco.

Por mi parte pienso seguir comiendo anchoas. La solución: limpiarlas y al congelador un par de días. Con eso eliminamos al parasito.  Luego descongelarlas muy despacio y comerlas tanto fritas, como rebozadas, como en vinagre…o sea de las mil formas que podemos comerlas.

Y ya sabeis…a comer anchoas.

Comentar